Limpiador Dieléctricos

limpiador-dielectrico

Limpiador Dieléctrico

Esta clase de limpiador se le denomina limpiador dieléctrico, son aquellos tipos de solventes removedores capaces de lograr la limpieza y eliminación de todo tipo de suciedad y de grasas acumuladas en los circuitos, paneles, generadores, bobinados de motores, equipos electrónicos de apagado y mantenimiento de motores, principalmente en campo automotriz y el industrial, este limpiador es desengrasante no contiene conducto de electricidad. Su principal función es como limpiador de motores y de equipos electrodoméstico, estos equipos generalmente acumularán polvo, humedad y grasas, por lo que debe usar un limpiador dieléctrico de alta calidad, la utilización de este limpiador garantiza el buen funcionamiento en operatividad y rendimiento de los equipos, sin atacar a los metales ni causar riesgo en sus funcionamiento de los equipos en donde es aplicado. Un buen aceite dieléctrico es un lubricante estable a altas temperaturas que tiene propiedades aislantes eléctricas; resulta funcional para ciertos tipos de maquinaria con capacitores de alto voltaje, como son: transformadores, interruptores de alto voltaje, balastros y otros elementos eléctricos.

Características de un limpiador dieléctrico

Contiene de una fuerza dieléctrica, es decir, es toda aquella propiedad eléctrica de los materiales aislante, el cual indica el nivel de voltaje en el que se comienza la ruptura dieléctrica del material. Es un excelente producto para quitar grasas, quitar el polvo que se haya podido acumular y aislar los elementos limpiados contra la humedad, todo ello sin atacar a los metales ni causar riesgo para los operarios que realicen las labores de limpieza Tiene una particularidad de evitar falsos contactos. Puede aislar cualquier material controlando posibles humedades. Tiene un tiempo de secado rápido. Una de sus principales características es que no deja residuos algunos al momento de ser aplicarlo. No es corrosivo.

Su uso resulta funcional para ciertos tipos de maquinaria con capacitores de alto voltaje, como son: transformadores, interruptores de alto voltaje, balastros y otros elementos eléctricos. Están elaborados con aceites básicos hidrogenados que proporcionan alta resistencia al paso de la corriente eléctrica y a la oxidación. El aceite dieléctrico está basado en aceites lubricantes minerales, pero se han desarrollado algunas formulaciones para ser más amigables y sostenibles con el medio ambiente.

Sistema de mantenimiento de un motor

Por lo general el mantenimiento de los motores son actividades realizadas preventivamente, con el objetivo de alargar la vida útil de los motores y de cada una de las partes que conforman su estructura, así como lo son los fluidos ellos se puede considerar la parte más importante de los motores, es de suma importancia mantener estos fluidos correctamente nivelados, limpios y en óptimas condiciones. Debido a que cuando el motor está en marcha, todas estas partes giratorias generan calor por la fricción generada por el contacto directo entre las partes metálicas y otras partes no metálicas. No se les puede realizar una limpieza con agua o cualquier otro líquido ya que supondría un auténtico peligro. Para tener en óptimas condiciones el motor, debemos seleccionar el tipo de aceite adecuado. Entre las principales ventajas de los limpiadores desengrasantes es la limpieza, que es la manera más segura debido a que es un conductor de electricidad y el desengrase de cajas de control. Solo un limpiador dieléctrico permite realizar estas labores de cuidado de vehículos, motores y generadores. Para la aplicación de un desgrasante o limpiadores, es recomendable no aplicarlos en motores en funcionamiento. Su uso es sencillo, es importante que antes de su aplicación se realice una limpieza con aire a presión a fin de eliminar el polvo o suciedad que esté menos adherida, y una vez retirada se procede a aplicar el producto mediante un pulverizador, una brocha o con inmersión de las piezas. Luego de realizado esto, se deja escurrir el producto que sobra y se termina con un secado usando nuevamente el aire a presión. El crecimiento de los controles ambientales, ha requerido que los solventes a utilizar no solo sean inofensivos, sino que también sean seguros para la manipulación por parte de los profesionales dedicados al mantenimiento de los motores y para el medio ambiente, es por esta razón que se han desarrollado limpiadores dieléctricos para motores que sea un disolvente seguro electromecánico, ellos por lo general no tiene solventes clorinados que pudiera ser un atacante de la capa de ozono, además de reducir el rozamiento y dispensar la energía, amortigua y suaviza los diversos esfuerzos que pueda ser producido por los cojinetes, sirviendo de esta misma manera como elemento de limpieza y transporte de los restos de partículas procedentes de la combustión y el desgaste propio de los elementos mecánicos.

Por otro lado son de gran ayuda para el mantenimiento de equipos y maquinarias donde no debe usarse desengrasante soluble en agua. También, ayuda a mantener por un tiempo prolongado el contacto sobre las áreas donde es aplicado, permitiendo de esta forma una mayor acción de arrastre y desengrase, esta particularidad es posible debido a su formulación de evaporación retardada, evitando de esta forma el desgaste y el calor que pueda ser generado por todos estos movimientos y fricciones, lo que haría que el motor puede atascarse fácilmente o comenzar a dañarse. El lubricante dieléctrico formará una película de aceite en las partes metálicas móviles del motor, reduciendo así el desgaste y el calor por fricción y de esta forma facilita la rotación de las partes.

Un transformador es una máquina eléctrica que, basándose en los principios de inducción electromagnética, transfiere energía de un circuito eléctrico a otro, sin cambiar la frecuencia. La transferencia se lleva a cabo con el cambio de voltaje y corriente. Un transformador aumenta o disminuye la corriente alterna cuando es necesario. Estas máquinas ayudan a mejorar la seguridad y eficiencia de los sistemas de energía durante su distribución y regulación a través de largas distancias.

La base física de un transformador tiene tres componentes importantes: núcleo magnético, el devanado principal y el secundario, la inducción mutua que tiene lugar entre estos circuitos ayuda a transferir la energía de un punto a otro.

El devanado principal es la parte que está conectada a una fuente eléctrica, de donde se produce el flujo magnético inicialmente. Estas bobinas están aisladas una de la otra, y el flujo principal se induce en el devanado principal, de donde pasa el núcleo magnético enlazándose al secundario a través de un camino de reluctancia baja.

El núcleo retransmite el flujo al devanado secundario para crear un circuito magnético que cierre el flujo; así, un camino de reluctancia baja se crea dentro del núcleo para maximizar el enlace del flujo.

El devanado secundario ayuda a completar el movimiento del flujo que empieza en el primario, y usando el núcleo alcanza al secundario. Este último puede alcanzar un impulso cuando ambos devanados están enrollados en el mismo núcleo, permitiendo que los campos magnéticos creen movimiento. En todos los tipos de transformadores, el núcleo magnético se ensambla apilando láminas de acero.

Un transformador eléctrico atiende en su funcionamiento la Ley de Inducción Electromagnética de Faraday: “la tasa de cambio del enlace del flujo con respecto al tiempo es directamente proporcional al campo electromagnético inducido en una bobina o conductor”

Uso de lubricante dieléctrico en transformadores, características, todos los transformadores comparten varias características sin importar su tipo.

La frecuencia de energía de entrada y salida es la misma, se rigen por las leyes de la inducción electromagnética.

Las bobinas primarias y secundarias no cuentan con conexión eléctrica (excepto por los transformadores automáticos).

“La transferencia de energía se lleva a cabo por el flujo magnético”

Las partes móviles no son requeridas para transferir energía, por lo que no existe fricción o pérdidas en el devanado como en otros dispositivos.

Dependiendo de la cantidad de enlaces de flujo entre el devanado primario y secundario, habrá distintas tasas de cambio en el enlace del flujo. Para asegurar el máximo de flujo pasando a través y enlazándose al devanado secundario desde el primario, un camino de reluctancia baja se crea entre los devanados. Esto permite una mejor eficiencia en el desempeño, y forma el núcleo del transformador.

Así es como un transformador eléctrico entrega energía de corriente alterna de un circuito a otro, a través de la conversión de la energía eléctrica de un valor a otro, cambiando el nivel de voltaje, pero no la frecuencia eléctrica.

Un transformador eléctrico no emplea partes móviles para transferir energía, lo que significa que no existe fricción ni pérdidas en el devanado. De cualquier forma, un transformador sí puede sufrir algunas pérdidas de cobre y hierro. Las primeras ocurren debido a la pérdida de calor durante la circulación de corriente alrededor de los devanados de cobre, resultando en pérdida de la energía eléctrica.

Estamos hablando de la mayor pérdida en la operación de un transformador eléctrico. Por otro lado, las de hierro son causadas por el rezago de las moléculas magnéticas dentro del núcleo. Esto sucede como respuesta a la alternancia del flujo magnético, la cual a su vez produce calor, que igualmente genera pérdidas en la energía del núcleo. Esta pérdida se puede ver reducida si el núcleo está construido con aleaciones especiales de acero.

La intensidad de la pérdida de energía determina la eficiencia de un transformador eléctrico, representada en términos de pérdida de energía entre los devanados primarios y secundarios. La eficiencia resultante se calcula en términos de la tasa de salida de energía en el devanado secundario hacia la entrada de energía del primario. Idealmente, la eficiencia de un transformador eléctrico debe estar entre el 94 y 96 %.

Características principales de un transformador

  • Aislar dos circuitos eléctricos
  • Prevenir el paso de corriente continua de un circuito a otro.
  • Disminuir o aumentar el nivel de voltaje en un circuito de corriente alterna.
  • Subir o bajar el valor de un inductor o capacitor en un circuito de corriente alterna.
  • Intensificar el nivel de voltaje en el sitio de la generación de energía antes de que ocurra la transmisión y distribución.

Las aplicaciones comerciales de un transformador eléctrico incluyen estaciones de bombeo, vías de ferrocarril, establecimientos industriales y comerciales, molinos, y unidades de generación de energía.

Funciones del lubricante dieléctrico: enfriamiento, aislamiento y seguridad estos son las principales funciones que debe tener un buen lubricante.

Enfriamiento, reduce la temperatura y permite el funcionamiento adecuado y dentro del rango ideal para que no haya daños, ya que durante los incrementos del voltaje la temperatura de las bobinas de los transformadores aumenta considerablemente, por lo que el aceite para transformador debe actuar para evitar el sobrecalentamiento.

Aislamiento. El aceite dieléctrico incrementa la resistencia que existe entre las bobinas, para que no transfiera energía entre una y otra. Entre las bobinas de un transformador existe una gran carga eléctrica que de no estar presente un lubricante dieléctrico ahí, se podría generar un corto circuito.

Seguridad, el aceite dieléctrico evita que el trasformador se dañe por sobrecalentamiento. El indicador de temperatura del lubricante describe la condición interior, con lo que muestra cada uno de los cortos circuitos dentro del aparato El relé de Buchholz opera gracias al nivel de aceite dieléctrico que se encuentra dentro de un transformador.

El cambio de lubricante dieléctrico es una parte importante en el mantenimiento de un transformador, ya que a lo largo del tiempo y debido al uso, pierde un poco sus propiedades de aislamiento y enfriamiento lo que determina un proceso de oxidación del aceite. Los contaminantes que pueden encontrarse son partículas de humedad que genera gran corrosión en los componentes. Al producirse la oxidación se forma un ácido para luego convertirse en una especie de lodo formarse una especie de lodo que no le permite disipar el calor, por lo que las bobinas tendrán un aumento mayor de temperatura.

Los aceites lubricantes no solo son para vehículos, también tienen aplicaciones mucho más industriales, las cuales pueden ayudar desde el uso de maquinaria pesada hasta otras funciones mucho más simples. Si quieres conocer más acerca de cómo algunos productos facilitan el trabajo de tu maquinaría, sigue esta liga, pues tenemos muchos consejos para ti.

En Lubricantes Industriales , somos especialista en la distribución de este tipo de limpiadores dieléctricos, para obtener más información sobre las gras lubricantes, puedes comunicarte con nosotros por cualquiera de nuestros canales de comunicación, como lo son número telefónico o correo electrónico.

Deja tu comentario