Aceite Lubricantes para compresores de aire

lubricante para compresores

Aceite Lubricantes para compresores de aire

Los compresores, son  aparatos que proporcionan energía a las herramientas y a multitud de máquinas en múltiples sectores productivos, es una fuerza motriz y sustituye a la electricidad  de una manera  segura y de bajo costo. Los compresores de aire comprimido son capaces de hacer funcionar naves industriales enteras. Es una máquina fabricada para absorber  aire o gas del medio ambiente a través de un sistema de filtrado,  almacenado y comprimido y lo devuelve con la presión deseada a una salida directa o a un un tanque, al que se le da el nombre de calderín donde se acumulará a más presión. Este aire comprimido le dará la fuerza necesaria a otras herramientas neumáticas para realizar múltiples tareas, desde tareas caseras o domésticas hasta trabajos  profesionales. El funcionamiento de esta máquina es mecánicamente sencillo.

Está conformado por varias  partes externas , donde sobresale: bloque del   comprensor, el cual es la pieza fundamental  de la máquina para realizar toda la actividad requerida, la toma de aire del ambiente para así poder ser comprimido para sus subsiguientes usos depósito, válvula antiretorno, válvula de purga,  manómetro de  depósito,  manómetro  de salida, salida de aire comprimido reductora de presión, botón de arranque/parada, presóstato, estas forman parte de las partes externas del compresor. Las partes que conforman el interior del compresor, carcasa, cabezal, cilindro, biela y manivela, manómetros, cigüeñal, válvulas de aspiración y descarga, motor, regulador, engrase, válvulas de retención, prensa estopa, protectores térmicos y tanque.

Un  tanque, de distintas dimensiones  también es conocido como caldera, como su nombre indica, es un recipiente que se utiliza para almacenar el aire comprimido para su uso posterior y el líquido de control, el cual se encarga de hacer pasar el aire comprimido almacenado en la caldera por el pistón utilizando un presóstato, que  regula la  presión y se encarga de cerrar   o abrir el circuito dependiendo de la lectura de presión de un fluido. . El engrase, todo este sistema mecánico requiere de lubricación para que el funcionamiento del compresor sea optimo, actúa como un sello físico sobre los segmentos del pistón para evitar el roce y la fricción que las partes del motor genera y de esta manera beneficia su función y alarga su vida útil, lo que se traduce en mayor ahorro y rentabilidad.

Lubricantes Industriales, es especialista en la venta y comercialización de este tipo de aceite lubricante, puedes comunicarte con nosotros por vía telefónica o por un email, para conocer más de nuestros productos.

Uso de los compresores

Es una de las herramientas más útiles. Los usos son en múltiples áreas desde las actividades domésticas , son usados para inflar balones, las bicicletas , en los sistemas de refrigeración actividades de empresas pequeñas y medianas , compresor para talleres de pintura de carrocerías de automóviles y motos, compresor para arenado de madera en taller mecánico y plantas de producción para generar energía eléctrica, en la fabricación de motores de avión como los turboreactores o para comprimir gases en los sistemas de alimentación de los neumáticos, entre muchos otros usos. Suministro de  diversas herramientas neumáticas en un taller de producción, hay de diferentes precios y tamaños. De uso doméstico baratos pero funcionales, te aconsejamos que te centres en elegir compresores de aire pequeños, puesto que por sus características son los más apropiados para esta clase de uso. Y es que con los compresores de aire pequeños para uso doméstico podrás pintar y barnizar, limpiar. Compresores de aire para el  automóvil: Inflar neumáticos, balones, colchones, Juguetes, perforar,  cortar materiales, entre otros. Este tipo de compresor es pequeño,  fácil de manejar y transportar, siendo ideales para aplicaciones que necesitan baja presión y con un uso esporádico. Los compresores para uso profesionales en desde los talleres pequeños, pasando por consultorios, hasta la industria naval.

Los compresores se pueden clasificar en dos grandes grupos: Compresores de desplazamiento positivo y compresores dinámicos

Compresores de desplazamiento positivo

El principio de funcionamiento de estos compresores se basa en la reducción del aire comprimido en la cámara, lo que hace que la presión interna aumente hasta alcanzar el valor de diseño deseado, momento en el que el aire es liberado al sistema. En este grupo están compresor de pistón, compresor de tornillo, compresor de paletas, compresor de lóbulos  o émbolos rotativos, compresor  Scroll  y bombas de vacío.

Compresores dinámicos

Estos compresores se basan en la aceleración molecular. El impulsor aspira el aire a través de su tapa de entrada de aire acelerándose a alta velocidad. Luego se descarga directamente en el difusor al lado del impulsor y toda la energía cinética del aire se convierte en presión estática, compresores centrífugos radiales y compresores centrífugos  axiales

Compresores de pistón

En este tipo de compresores, el aire suele ser es aspirado hacia el cilindro por la acción del pistón impulsado por la biela y el cigüeñal. Cuando se alcanza la presión requerida, el mismo pistón comprimirá el aire del cilindro al realizar el movimiento contrario y lo liberará a la red o la siguiente etapa. Un compresor de pistón es aplicado para realizar trabajos pequeños. Los compresores de pistón pueden estar lubricados o sin aceite. Para los compresores sin inspección, cualquier contacto entre las cámaras de succión y compresión y el lubricante del compresor debe aislarse, trabajar en seco y evitar que el aire comprimido se contamine con el lubricante del equipo. Ellos por lo general utilizan aceites lubricantes minerales con una viscosidad de ISO VG 100. Este tipo de comprensores por lo general clasifican los lubricantes en tres categorías: DIN 51506 VDL, lubricantes que contienen aditivos, para protegen al comprensor de aire que trabajen hasta 220ºC de la corrosión y de oxidación, temperatura de compresión del aire. En cambio el DIN 51506 VCL, establece lo mismo que la anterior pero para temperaturas de hasta 160ºC. Por otro lado el DIN 51506 VBL se aplica para compresores de hasta 140ºC de temperatura de compresión del aire.

Compresores de tornillo

La tecnología de los compresores de tornillo se basa en el movimiento del aire, que se mueve a través de una cámara formada por dos tornillos (una rosca externa y una rosca interna) que giran simultáneamente en sentidos opuestos. El aire llena el espacio formado entre los dos tornillos y, a medida que disminuye el volumen en la cámara, aumenta la presión. La dirección del movimiento del aire es lineal, desde el lado de succión hasta el lado de presión donde la boquilla está en el lado de salida dentro de la carcasa.

Esta tecnología se fabrica en dos versiones diferentes: compresores de tornillo lubricados y compresores de tornillo libres. La diferencia entre los dos radica en el sistema de lubricación.

En un compresor de tornillo lubricado, se inyecta aceite en el rotor para lubricar, para sellar y enfriar el conjunto del rotor. Este tipo de compresor es el más común para realizar trabajos de mayor exigencia en la industria, porque en la mayoría de las aplicaciones, el aceite residual que queda en la línea de aire comprimido no obstaculizará el proceso.

Una de las ventajas de los compresores de tornillos es que pueden funcionar el 100% del tiempo de trabajo, mientras que los compresores de pistón tienen que estar parados un 50% del tiempo de su funcionamiento debido a que no se refrigeran y pueden tener problemas debido a las altas temperaturas. Por lo general los compresores de este tipo suelen utilizar lubricantes minerales con aditivos antioxidantes y antidesgaste. Sin embargo también pueden utilizar aceites lubricante sintético dependiendo de las horas del trabajo.

Características de los aceites lubricantes para comprensores

Un lubricante es una sustancia que forma una capa que posibilita y mantiene  el movimiento continuo entre dos piezas de trabajo, logrando una separación física incluso a elevadas temperaturas y presiones, con un desgaste controlado, no se degrada.

Resistencia al desgaste de los rotores, cojinetes, engranajes y protegen el elemento compresor. Resistencia a la oxidación, un aceite de mala calidad expuesto a altas temperaturas, agua y polvo se oxida produciendo una reducción de la vida útil e importantes daños. Separación del aceite, los aditivos que se encuentran en los aceites de alta calidad mejoran la separación del agua condensada y el aceite, manteniendo sus propiedades intactas.

Un buen mantenimiento genera grandes beneficios a los compresores, evitando el  desgaste de sus componentes, previniendo una pérdida de enfriamiento y sobrecalentamiento de rodamientos, además de un bajo rendimiento y por tanto mayor consumo de energía y la acumulación de depósitos y la obstrucción del filtro de aceite, separador y filtros al igual altos costes de mantenimiento. Evita el PH incorrecto, con daños en piezas y juntas, para así alargar la vida útil del compresor, aumentando la fiabilidad y reduciendo al mínimo absoluto los riesgos de avería, y ofreciéndole el máximo rendimiento y eficiencia.

Los comprensores en todos sus casos necesitan de un mantenimiento y una lubricación continua, periódica y preventiva, dependiendo a la cantidad del trabajo a realizar, para un buen funcionamiento de todas sus actividades y una vida útil y prolongada. Por esta razón esta máquina de gran capacidad, necesitan de gran cantidad de aceite para sellar y mantener lubricando todos sus mecanismos. Los compresores de aire lubricados con aceite generalmente tienen una vida útil más prolongada, en los compresores de aire comprimido no se tendrá que cambiar el aceite con tanta frecuencia, con una vez al año sé que le haga el cambio permanecerá protegido por lago tiempo.

Tipos de lubricantes

Aceites de base mineral o de base sintética, con un complemento de aditivos para mejorar su rendimiento esperable

Aceites sintéticos, hay una variedad relevante de distintos tipos con comportamientos diferentes. Concretamente tenemos: Aceites minerales parafínicos.  Aceites minerales nafténicos: Aceites minerales aromáticos: Aceites constituidos por cadenas cíclicas de CH insaturadas.

Funciones de los lubricantes

Refrigerar, la capacidad de evacuar, bajar o mantener  el calor generado en los puntos en contacto  en grados que sea sostenible la operación de la máquina Aportar estanqueidad, capacidad de sellar cavidades o espacios,  para mejorar el rendimiento de elementos mecánicos que requieran los compresores. Proteger las superficies, frente a fenómenos de oxidación, corrosión. Mantener el sistema limpio de impurezas, cada vez que cambiamos el aceite, drenamos el equipo de restos.

Para la clasificación de un  aceite en mineral parafínicos, nafténicos o aromático, se hace en función del componente mayoritario que lo conforma, por ello en aceites parafínicos podremos encontrar fracciones de nafténicos y aromáticos, y lo mismo pasa con cualquier otro tipo de aceite y la combinación de varias fracciones. De desgaste, impurezas, contaminantes.

La fricción que se produce por el roce  entre dos piezas de trabajo  puede  ser definida como; fricción límite, mixta y fluida aunque el lubricante ocupe este espacio de separación, cuando se produce el  movimiento se seguirá produciendo desgaste.

Fricción limite el desgaste es elevado, igualmente hay asociado un calentamiento del sistema fruto de la fricción.

Fricción fluida, el lubricante ha sido capaz de evitar interacción directa entre las superficies, y con ello evita  que se produzcan desgastes y permite que el sistema se pueda mover tan rápido como se requiera. El posible calor generado ya no tendrá un origen del contacto directo entre las superficies, sino de la resistencia que pueda ofrecer el propio lubricante presente al verse forzarlo a moverse solidariamente con los cuerpos

Fricción mixta, Se trata de conseguir que este desgaste sea aceptable. El calentamiento del sistema es mucho menor. El contacto entre las partes  no es tan intenso, y aunque el lubricante ocupa este espacio de separación, cuando se produce el movimiento se seguirá produciendo desgaste  se trata de conseguir que este desgaste sea aceptable y se consiga la vida útil del equipo mecánico.

La eficacia de un lubricante para compresor es considerado de excelente calidad por su capacidad de refrigeración, disminuir la fricción  a través de velocidad de movimiento de  las cargas y la viscosidad. Esta es la propiedad dinámica que caracteriza a los fluidos, y muy en particular a los aceites lubricantes ya que los relaciona con su capacidad de rebajar el coeficiente de fricción.   La viscosidad es parámetro más importante a tener en cuenta al escoger el lubricante de acuerdo a las exigencias del compresor y las especificaciones del fabricante y es  la resistencia de un líquido a fluir, mientras mayor es la viscosidad un lubricante le costará más fluir por una superficie y viceversa.